El Monasterio de Cozia fue erigido cerca de Călimănești por Mircea I de Valaquia en 1388, alberga su tumba y es uno de los monumentos más valiosos de arte medieval nacional y arquitectura en Rumanía.