El puente de Carlos es el puente más viejo de Praga, y atraviesa el río Moldava de la Ciudad Vieja a la Ciudad Pequeña. Es el segundo puente más antiguo existente en la República Checa. Su construcción comenzó en 1357 con el visto bueno del rey Carlos IV, y fue finalizado en 1402.